La piña es una de las plantas de la familia de las bromelias más conocidas, pero estas tienen muchos tamaños, colores y formas. La mayoría de variedades pueden crecer como plantas de interior o en condiciones cálidas al aire libre, siempre que sepas tratarla. Cuando esté bajo las condiciones correctas, no necesitará tantos cuidados de tu parte, pero aun así deberás revisarla periódicamente para ver si cambia su color o condición, cosa que podría indicar algún problema.

1. Trata de identificar tu bromelia.

Existen cientos de especies de bromelias, cuyas variedades crecen mejor en niveles diversos de luz solar, temperatura y humedad. En el caso de que la hayas comprado en un vivero, se supone que los empleados te dirán su género exacto y el ambiente en que deberás ponerlo. También te ayudará cualquier libro de jardinería, botánica o para identificar bromelias, sobre todo si conoces la región nativa de tu planta.

2. Conoce qué tipo de material para plantar deberás usar.

La mayoría de bromelias sufre en la tierra común o en la tierra para sembrar, pues recoge demasiada agua y pudre el sistema de raíces. Lo mejor será usar mezclas para sembrar especialmente diseñadas para bromelias o hacerla tú mismo para que sea compatible con la planta. Identifica las necesidades de tu planta de bromelia con los sencillos métodos a continuación:

    • Si la planta tiene la etiqueta “bromelia de aire”, “epífita” o “no terrestre”, querrá decir que es una variedad que crece sobre otras plantas en vez del hacerlo en la tierra. Estas plantas se venden pegadas a una pieza de madera, solas o en una maceta que contiene solamente corteza o piedras secas.

3. Si vas a plantar la bromelia al aire libre, averigua la temperatura y humedad de todo el año.

Si vives en un área en donde la humedad llega a los 50-75% y no hay heladas, podrá permanecer fuera todo el año. La mayoría de bromelias se originó en los trópicos y su temperatura diurna ideal oscila entre los 24 a 32 °C (75 a 90 °F).[4] Aunque estas temperaturas sufran breves variaciones ocasionales y las noches sean más frescas, tus plantas no sufrirán daños.

    • Si no puedes encontrar la humedad de tu área en el informe del tiempo, sigue estas instrucciones para calcularla tú mismo.
    • Si las condiciones externas de tu área son aptas durante la mayor parte del año, pero no durante el invierno, planta la bromelia en un recipiente enterrado. Antes de que llegue la helada, saca el recipiente para que sea más fácil transportarlo al interior.[5] Si no conoces la especie exacta ni el tamaño máximo, emplea un recipiente más grande que creas que sea suficiente.
    • Si la planta vino con una etiqueta de identificación o una guía de cuidados al comprarla, también podría conocer las diversas temperaturas ideales para esa especie en particular.

4. Si vas a plantar al interior, hazlo con una maceta de plástico, salvo que el área sea inusualmente húmeda.

La maceta de plástico retendrá la humedad durante periodos más largos, lo cual será importante si la casa es muy caliente o seca. Si el clima interior normalmente es bastante húmedo, usa más bien una maceta de cerámica.

    • Recuerda colocar un plato alto debajo de la maceta u otro artículo en el que caiga el exceso de agua cuando drene.

5. Ponla en una zona con luz solar indirecta.

Casi todas las variedades de bromelias son tropicales y crecen en zonas cálidas, pero con sombra. Aunque no conozcas el nombre de la especie, tu planta podría contener claves que te brindarán información más detallada:

    • Si la planta tiene hojas grises verduscas y gruesas, entonces crecerá mejor bajo luz solar fuerte e indirecta. Plántala en algún lugar que reciba luz, pero en el que no esté expuesta directamente a los rayos del sol, por ejemplo, al interior de casa cerca de una ventana que dé al oeste o al aire libre, bajo sombra leve o parcial.
    • Si la planta tiene hojas verdes y finas, deberás mantenerla bajo luz solar indirecta y baja. Plántala en algún lugar de luz tenue, por ejemplo, debajo de un árbol que le dé una cantidad considerable de sombra o si lo vas a hacer dentro de casa, procura que sea cerca de una ventana que dé al norte (si vives en el hemisferio sur, que sea una que dé al sur).
    • La luz solar plena y directa solo será apta para ciertas especies del desierto y la mayoría de estas son bromelias epífitas, no terrestres. Si no estás seguro de cuál de las dos sea, quédate con la luz solar indirecta.

6. Riega alrededor de la base de la plantas en tierra o mezcla para siembra.

No lo hagas en exceso, porque las bromelias sobrellevan mejor las condiciones secas que cuando tienen las raíces empapadas de agua. Solo riega cuando los 5 cm (2 pulgadas) de la parte superior se vean secos.

    • Nunca uses ninguna regadera de metal para regar las bromelias. Muchas variedades no soportan los restos de metal que ingresan al agua.
    • Si vas a plantar al interior, te recomendamos purificar las acumulaciones de sal de la tierra regando la planta hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje. Hazlo solamente si la tierra de la planta drena rápidamente y no permanece húmeda por mucho tiempo.
    • Llena el tanque de la planta con agua destilada, si tiene uno. Muchas bromelias tienen una taza o cilindro en el centro de sus hojas que sirve para recoger el agua de lluvia. Si la tuya lo tiene, mantenla llena con agua de lluvia o agua destilada en vez de agua de grifo, sobre todo si esta última es muy dura.
    • Después de un par de meses, vacía los tanques de agua y los restos para cambiarlos con agua fresca, así reducirás el riesgo de que se pudra.
    • Si las tuberías, platos o fregadero de tu casa casi siempre se recubren con una capa de un depósito mineral, normalmente blanco, querrá decir que el agua del grifo es “dura” y no deberás usarla para ese propósito.
    • Nunca eches agua en la superficie de la planta durante periodos de alta temperatura solar ni sol directo, sobre todo a primeras de la mañana ni de la tarde. El agua caliente podría quemar la planta.

7. Cosecha las plantas jóvenes de tu bromelia cuando muera la flor.

Por lo general, las bromelias florecen una sola vez en su vida, luego mueren, pero su esperanza de vida podría durar varios años antes de que esto suceda. Antes de morir, producirá los capullos de las plantas nuevas llamados “vástagos”, estos generalmente están dentro o debajo de la base de las hojas más bajas. Cuando los vástagos hayan crecido seis meses o si la madre empieza a morir, córtalos cerca de la base con un cuchillo desinfectado y afilado para luego plantarlos en su propia maceta.[9]

    • Para desinfectar el cuchillo, frota bien la hoja con alcohol isopropílico. También podrás usarlo para cortar las flores muertas antiestéticas o las estructuras de soporte de colores vivos. Procura no cortar muy cerca de la planta principal
    • Si las hojas se vuelven más grandes y más verdes, mueve la planta a un área con más luz solar. Estos son signos que indican que la planta está tratando de compensar la falta de luz solar.[10]
    • No la pongas directamente bajo luz solar directa, sino dañaras la mayoría de bromelias. Ponla en un área más soleada, con sombra parcial o más cerca de una ventana que reciba luz solar indirecta primero. Si las hojas no se corrigen solas en un par de semanas, muévela de nuevo.

Consejos

• Producirá plantitas nuevas, denominadas vástagos, que permanecerán en la planta madre hasta que tengan el tamaño suficiente para que echen raíces, las cuales se convertirán en plantas individuales.
• Las bromelias sufren pocos problemas por plagas o insectos.
• Las bromelias solo florecen una sola vez. Cuando la planta deje de producir hojas y veas su flor, querrá decir que ya no producirá hojas nuevamente.
• Normalmente (aunque no siempre), los vástagos se encuentran en la base de la planta dentro de cubierta de la hoja. La madre podría sobrevivir una o dos generaciones antes de marchitarse y morir.
• Las flores de esta planta vienen en colores muy variados y son fáciles de cuidar. Siempre y cuando las plantes en las condiciones adecuadas y no las riegues demasiado, crecerán sin necesidad de muchos cuidados.

Advertencias

• Algunos metales podrían dañar o matar ciertas bromelias, sobre todo el cobre. Cuando cuides tus bromelias, nunca uses regaderas de metal , hechas de madera tratada con cobre ni ningún fertilizante que contenga ese metal.

 

Sin productos